sábado, 26 de enero de 2013

La idealización en el enamoramiento

Todo estado de enamoramiento pasa por un proceso denominado: idealización.

Podemos definir la idealización como un proceso transitorio de distorsión de la realidad que afecta a la forma en la que vemos al ser amado, dándole un valor extremadamente positivo, negando cualquier atisbo de fallo en su personalidad. La idealización es un sesgo en las atribuciones de las conductas del enamorado, es decir, todo lo bueno que hace el otro se debe a su personalidad agraciada y todo lo negativo que podamos intuir se debe a factores externos “él no es así, son las circunstancias que le llevaron a comportarse de esa manera”. Por lo que el ser amado no hace nunca nada malo y si lo hace no se debe a su personalidad.

Con la idealización creemos ver en el otro lo que nos falta o complementa, lo que encaja con nuestras perspectivas de lo que es una pareja y de lo que puede ser con él una relación, vemos lo que queremos ver, lo que necesitamos ver. El otro se convierte en una figura moldeada por nuestras expectativas y deseos, no es real, es una imagen ideal, más tarde la propia realidad se encargará de redefinir quien es el otro, en su verdad intrínseca. No queremos ver en el enamorado nuestros propios fallos, nuestras frustraciones presentes y pasadas, por lo que construimos un futuro tan bello como irreal, pero necesario, en un principio.

Este proceso es necesario para poder mantener después un estado de apego con la persona enamorada, ya que si desde el principio viéramos todos los fallos de forma objetiva, muy posiblemente frenaríamos el proceso de seguir conociéndolo pues seguramente no nos compensaría. Con la idealización, nuestro cerebro gana tiempo para empatizar con el otro, cogerle cariño e iniciar  un estado de admiración que es el que protegerá al enamoramiento en su recorrido. Nos engañamos a nosotros mismos en pro de ganar tiempo para que después al ver al otro tal y como es, ya se haya producido un vinculo difícil de borrar, pues al mirar atrás recordamos todo lo bueno del otro y esto nos será útil para cuando comiencen las dificultades  en la convivencia; la idealización promueve un saldo positivo sobre la relación, del que hay que tirar cuando estalla una crisis.

Así cuando estamos idealizando al otro es cuando más cerca queremos estar, cuando más cosas queremos hacer a su lado, cuando más brilla el sol en nuestras pupilas. Es un tiempo ganado, una remuneración amorosa, un plan de pensiones para cuando aparezcan las "vacas flacas".

Y a parte de ver al otro como el ser magnifico, también él muestra su parte positiva, es un doble proceso. Puesto que queremos enamorar al otro y por ello mostramos lo mejor de nosotros, acallamos nuestras pequeñas locuras que puedan asustar al enamorado y encima este nos ve como seres superiores, es la conjunción perfecta para el crimen perfecto.

Pero esta idealización no dura siempre y la realidad acaba imponiéndose. Esto conlleva a que la pareja ha de ir reestructurando la visión del amado, conforme se convive con él, puesto que un cambio brusco, es decir, ver de repente al amado tal y como es sin que haya ido produciéndose una acomodación, es un golpe muy fuerte que puede acabar con la relación. Por ello lo ideal es que este proceso se vaya produciendo lentamente, progresivo, para que la pareja se acomode a la verdadera personalidad del otro, sin traumas ni desengaños.

Una idealización sobre el otro equilibrada, conlleva a que el enamoramiento siga su curso sin problemas y que al pasar al periodo de realidad, no surjan grandes traumas ni desengaños, puesto que las expectativas, aunque altas, no eran desorbitadas. Por el contrario una idealización exacerbada puede contribuir a un desengaño mayor, pues ya se sabe que la caída duele más cuanto más altos estamos.

En definitiva, la idealización es necesaria para adquirir un futuro vínculo de apego con el ser amado, es un saldo a favor, pero esta debe ser equilibrada y ha de ir cesando gradualmente para no chocar de manera frontal con la realidad y que se produzcan desengaños y traumas que afecten mortalmente a la relación.

2 comentarios:

La Aspirante dijo...

Una vez más diseccionándonos los misterios del amor y el enamoramiento, señor Jalo.

Está claro que siempre es más bonito el principio, el problema es que hay quien pretende creer que el amor de verdad es sentir eso para siempre jamás. Menos mal que el resto de mortales aprendemos que el amor es otra cosa.

A ver cuándo nos vemos. Un beso.

http://www.historiasparamujeres.com/ dijo...

Hola J.A.Lopez
Muy buena publicación.
Coincido contigo, el mayor problema de la idealización es el apego que generamos hacia la otra persona. Un apego que posteriormente utilizamos como justificación para mantenernos en una relación que no es saludable para nosotras.

Muchos éxitos y hasta pronto
Marie - Historias para Mujeres

DELIRIOS Y LOCURA

DELIRIOS Y LOCURA

Delirios y otros problemas

Bienllegados a la pagina donde todos vuestros delirios serán recompensados con miradas de incomprensión y rechazo amable.
Nos movemos incesantemente por sendas incautas, ataques de locura anonimos y vulgaridades encendidas por el alcohol de cualquier cantina.
No vengo a vender nada de valor ni a regalar una sonrisa verdadera, vengo para quedarme sentado mientras tu disfrutas de la ignorancia de los demás.
Vengo para quedarme sentado entre tus historias de a media tarde, para escucharlas, leerlas y enmudecer al ver que todos somos tan parecidos, tan complejamente simples.....
Me siento y te escucho. Sientate y escuchate. Sentemonos a escucharnos.Escuchame si puedes.