martes, 15 de mayo de 2012

Olor corporal y atracción genética. Nos sentimos atraídos por ciertos olores corporales.

Este artículo versa sobre el complejo principal de histocompatibilidad (MHC). Es un complejo genético que intervienen en el sistema inmunitario, con la finalidad de contribuir a determinar la resistencia frente a las enfermedades, y al parecer, causante de que los seres humanos vayamos buscando parejas que tienen un MHC distinto al nuestro, pues así el futuro bebé tendrá dos tipos de paquetes de genes resistentes a las enfermedades.

Una de las hipótesis esenciales es que puede que algunas parejas lleguen a ser genéticamente incompatibles, provocando incluso la inviabilidad de futuros hijos a través de abortos espontáneos, por esta incompatibilidad mutua genética. La pregunta que se hace necesaria es la siguiente: ¿tiene esto algo que ver con las infidelidades en las relaciones de pareja? En algunas especies animales donde la incompatibilidad suele ser alta, las hembras eluden este hándicap, apareándose con más de un macho, para provocar que esta incompatibilidad sea lo menos perniciosa para la futura descendencia. En humanos, ¿puede que las mujeres a un nivel inconsciente sean infieles a las parejas en las que detectan esta incompatibilidad? Estudios realizados con camisetas sudadas de hombres, pueden darnos una pista de cómo funciona el MHC en el ser humano.

Se les hizo sudar camisetas a una serie de hombres, a través de ejercicio físico, para después estas mismas camisetas, ser llevadas a laboratorio, con la finalidad de que un conjunto de mujeres las olieran y sopesaran cuales eran los olores que más les atraían. El experimento fue realizado al azar, es decir, nadie conocía a nadie. Los resultados muestran que las mujeres elegían las camisetas cuyo sudor tenía un MHC distinto al de ellas, con lo que se concluye que las personas prefieren el olor de individuos cuyos genes, para este complejo, sean distintos de los propios. Un dato curioso, las mujeres que en ese momento tomaban la píldora, preferían hombres con el mismo MHC, cuanto menos interesante.

Como podemos intuir, parece que gran parte de la atracción primera que sentimos hacia alguien, proviene de un proceso que no controlamos de manera consciente. Podríamos pensar que nuestros genes se las ingenian para determinar, en cierto grado, quiénes pueden ser buenos sujetos para ser amados.

El olfato y el gusto son dos sentidos que trabajan en estrecha colaboración, pues la combinación de ambos incrementa el umbral de los sabores y olores, por ello y teniendo en cuenta lo comentado hasta ahora, cuando besamos a alguien ¿podemos saber en cierto grado si es genéticamente compatible? ¿No le ha pasado nunca que ha besado a alguien y se ha dado cuenta de que esa persona no era para usted?, dejando a un lado la técnica inherente del beso, (si babeaba demasiado o tenia la boca seca o cualquier otra circunstancia), que a pesar de ser influyente, no ahonda en lo propuesto en este articulo. Hablamos de la sensación que nos produce oler y saborear el beso con la intuición posterior de que la persona que tenemos a milímetros no es para nosotros, pues bien, después de lo expuesto aquí, quizás debamos hacer más caso a esta sensación e intuición de lo que nos pueda parecer a primera vista.

Elección de pareja e infidelidad quizás vayan unidos a este complejo MHC. Nuestro sistema es sabio, desea elegir personas con buenos genes y no solo buenos genes, sino compatibles a nosotros, con la finalidad potencial de una reproducción eficaz y la salvaguarda de una descendencia sana y deseable.

Para terminar este artículo, se hace necesario lanzar un interrogante ¿Qué favor nos hacen los productos químicos como desodorantes, colonias y perfumes a la hora de encontrar a amantes compatibles? Quizás, algunos de estos productos, un flaco y engañoso favor, pues las grandes empresas se empeñan en crear fragancias con feromonas atrayentes, que en cierta manera pueden engañar a nuestro sistema durante un tiempo, pero si convivimos con nuestra pareja está claro que antes o después podremos destapar la verdad que subyace bajo sus pieles y quizás para entonces sea tarde y nuestro cerebro pida a gritos silenciosos que debemos alejarnos de esta persona porque no es compatible, que solo fue una ilusión óptica y atrayente, una ilusión creada por el marketing industrial de los olores camuflados.

Estemos atentos de lo que nos pide, dicta o intuye nuestra mente cuando besamos a alguien por primera vez, pues quizás ese pensamiento no esté tan alejado de la realidad.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con que el olor que desprende cada persona es único y que ese olor te haga desear estar con una persona ó por el contrario te haga rechazar a otras .

Anónimo dijo...

Con mi pareja anterior dure 4años y llegue a sentir como 2 veces un rechazo por su olor aun que el no apestaba. Raro.

Anónimo dijo...

¿Puede una teoría basada en la compatibilidad genética orientada hacia la reproducción incluir la atracción y/o el enamoramiento de género homosexual?

Jalo Lopez dijo...

Es una buena pregunta, pero por el momento la investigación científica se ha centrado en el estudio de parejas heterosexuales, por lo que de momento no existen datos científicos al respecto. Desde mi opinión esta teoría puede servir para cualquier ser humano independientemente de su orientación y deseo sexual

Anónimo dijo...

Soy el mimso que hizo la última pregunta. Me consta, aunque no de modo empírico, que también existe un cocktail químico implicado en la elección de amistades. (que por cierto, me gustaría leer más sobre el fenómeno de amigabilidad, y sobretodo sobre eso de "l@s amigos no pueden follar entre ell@s, la amistad se rompe si hay sexo de por medio" y demàs pensamientos cohercitivos aunque persistentes en las relaciones humanas) En fin, tras este largo paréntesi, no creo que la bioquímica humana responda tan solo a los impulsos primarios sin que se vea implicado también el bagaje cultural que arrastramos. No soy homosexual, pero defiendo principios igualitarios a los que la ciencia desatiende muy a menudo, y francamente, las teorías basadas en el instinto reproductivo ya me cansan. Un saludo! y enhorabuena por este blog que se me cruzó por casualidad buscando info sobre la filofobia.

Anónimo dijo...

Alguna vez tuve un novio del que detestaba todo menos su olor, lo odiaba y aún así su olor era atrayente, obvio pudo más mi desagrado hacia su persona. Me encanta el olor del sudor de mi pareja actual y a él el mío, apenas llevamos un par de meses juntos, esta vez espero que las cosas funcionen..
A veces creo que la atracción sexual puede ser alguna clase de trampa cruel

Anónimo dijo...

Para mi es un problema esto del olfato, yo no puedo estar y tener una relación duradera si no me gusta el olor de esa persona.
Lo he intentado pero terminan dándome asco todas estas personas, de verdad es horrible.

Anónimo dijo...

Alguien sabe si existe manera de atenuar esto?

DELIRIOS Y LOCURA

DELIRIOS Y LOCURA

Delirios y otros problemas

Bienllegados a la pagina donde todos vuestros delirios serán recompensados con miradas de incomprensión y rechazo amable.
Nos movemos incesantemente por sendas incautas, ataques de locura anonimos y vulgaridades encendidas por el alcohol de cualquier cantina.
No vengo a vender nada de valor ni a regalar una sonrisa verdadera, vengo para quedarme sentado mientras tu disfrutas de la ignorancia de los demás.
Vengo para quedarme sentado entre tus historias de a media tarde, para escucharlas, leerlas y enmudecer al ver que todos somos tan parecidos, tan complejamente simples.....
Me siento y te escucho. Sientate y escuchate. Sentemonos a escucharnos.Escuchame si puedes.