miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Podemos discutir sin llegar a pelear? Trucos para no acabar peleado ante una discusión.

Podemos definir discusión como un dialogo de posturas enfrentadas donde cada una de las partes expone sus argumentos y desea ser entendido, comprendido y aceptado, intentando aceptar la postura del otro. Una discusión no implica que ambos miembros deban pelearse, pues la pelea surge cuando se pasa del dialogo amistoso al enfrentamiento de egos, con la intención de imponer nuestro criterio por encima del otro, apoyados en la premisa básica de no escuchar.


Y la pelea surge cuando dejamos de tener claros nuestros objetivos en la discusión. Si por ejemplo nuestra pareja llega sistemáticamente tarde a cada cita que planeamos con ella, puede ser  normal que nos sintamos irritados, frustrados y dolidos, pero si utilizamos esta rabia y frustración como lanzadera de nuestros deseos de que el otro entienda nuestro enfado, el resultado más que posible es que no consigamos nuestros objetivos, puesto que si le gritamos, le insultamos y criticamos su personalidad, ¿estamos teniendo claro cuál es el objetivo de la discusión? ¿Qué pretendemos al gritar e insultar, qué el otro entienda nuestra postura o qué se ponga a la defensiva y no quiera escucharnos, además de estropear la velada y de levantarnos ambos en armas? Por ello es básico antes de comenzar a discutir, tener claros los objetivos de esta, pues si deseamos que nuestra pareja sepa cómo nos sentimos cuando llega tarde a todas nuestras citas, puede ser más efectivo no intentar atacarle provocando que se ponga le a la defensiva sino manteniendo un dialogo directo, sin criticas y ofreciéndole alternativas de conducta, como por ejemplo que nos avise con tiempo si ve que se le va a hacer tarde.


Así pues tener claros los objetivos de una discusión, sabiendo que lo que queremos es arreglar el problema y no causar más daño, es básico para que una pelea no aparezca. Debemos preguntarnos pues ¿Qué pretendo? ¿Cuál es m objetivo? Mi objetivo, ¿es hacer daño al otro o que entienda mis sentimientos? ¿Qué es más efectivo, gritar, insultar o atacar su personalidad  o decirle como nos sentimos por un hecho concreto y que conductas puede hacer para remediar nuestro malestar?


En el caso de que nosotros seamos los serenos, calmados, pacientes y que tengamos siempre claros los objetivos de nuestra discusión y es la pareja la que se nubla y se pierde entre la ira y el recelo, podemos plantearle la misma cuestión, con modales, tacto y de forma cariñosa, preguntándole: ¿Cuál es realmente tu objetivo, que nos enfademos o que solucionemos este problema? ¿Crees que de esta manera como lo estas planteando podemos llegar a escucharnos y solucionarlo? Insisto, siempre desde el cariño, respeto y alejados de la ironía y de una comunicación no verbal incoherente con la pregunta, si lo hacemos de esta manera y con un tono de voz suave, podemos desarmar a nuestra pareja y ayudarle a reflexionar sobre sus formas de llegar al objetivo real.

En definitiva si queremos mantener a raya las peleas con nuestra pareja, familiares y amigos, debemos tener presente cuál es nuestro objetivo a la hora de ponernos a discutir y no perderlo nunca de vista, aunque empecemos a acalorarnos, en este caso, para, reflexiona y pregúntate: ¿Qué pretendo con esta discusión? ¿Cuál es mi objetivo?, después podrás continuar más calmado y sobretodo más centrado.

2 comentarios:

La Aspirante dijo...

La de veces que perdemos el norte y lo que iba a ser una simple discusión acaba siendo una batalla campal sobre vete tú a saber qué... Como si eso sirviera para algo.

Muy interesante y certera la entrada.

amentia dijo...

La escucha externa e interna es fundamental para poder expresar la verdad...desde la serenidad y el silencio las mentes pueden apaciguarse y manifestar los criterios mas adecuados para resolver el conflicto. que emocion se te mueve ?sientela ,peeguntate quien de tus padres te hacia sentir asi...sueltala...respira y habla tranquilamente desde tu propia comprension no desde la del frente....gracias jalo muy interesante

DELIRIOS Y LOCURA

DELIRIOS Y LOCURA

Delirios y otros problemas

Bienllegados a la pagina donde todos vuestros delirios serán recompensados con miradas de incomprensión y rechazo amable.
Nos movemos incesantemente por sendas incautas, ataques de locura anonimos y vulgaridades encendidas por el alcohol de cualquier cantina.
No vengo a vender nada de valor ni a regalar una sonrisa verdadera, vengo para quedarme sentado mientras tu disfrutas de la ignorancia de los demás.
Vengo para quedarme sentado entre tus historias de a media tarde, para escucharlas, leerlas y enmudecer al ver que todos somos tan parecidos, tan complejamente simples.....
Me siento y te escucho. Sientate y escuchate. Sentemonos a escucharnos.Escuchame si puedes.